Mascarillas para el cabello

¿Cabello seco? Checa estas mascarillas y devuélvele su brillo


Típico, te emocionas arreglando tu cabello todos los días, cambiando de look y usando aparatos y productos que lo dañan. Consecuencia: cabello seco y maltratado. Es un problema estético muy común, pero no por eso debes permitirlo. Tu melena merece más cuidados de tu parte y, como no queremos que la sigas maltratando, te damos estas mascarillas caseras que te encantarán.

Causas del cabello seco

Eres más flexible

Seguramente no te enorgullece tu cabello seco, pero recuerda que es resultado de los descuidos. Cuando se reseca, es porque las glándulas sebáceas no producen la grasa capilar necesaria. Así que el primer paso para devolverte su brillo e hidratación natural es conocer las causas:

  • - Tratamientos químicos y agresivos para alterar la apariencia de tu cabello
  • - Productos con alcohol como gel, spray, entre otros
  • - Uso excesivo y sin protección de aparatos de calor (planchas, tenazas, secadoras, etc.)
  • - Herencia
  • - Lavar mucho tu cabello
  • - Apretarlo demasiado al peinarte
  • - Clima seco

¿Cómo hidratar de nuevo tu cabello?

Aparte de hacer algunos cambios en tus hábitos de belleza, prueba estas mascarillas caseras para hidratar tu melena.

Mascarilla de yogurt

Será tu aliado natural para hidratar y acondicionar tu cabello. Te damos dos opciones que amarás:

  • - Yogurt y clara de huevo

Es súper sencilla de hacer, solo mezcla en un recipiente un yogurt natural con una clara de huevo; si quieres, también puedes agregarle tres cucharadas de aceite de oliva para potenciar su efecto.

Cuando esté lista la mascarilla, extiéndela sobre tu cabello, desde la raíz hasta las puntas. Masajea suavemente y déjala durante 30 minutos; después enjuaga y lava con tu shampoo. Puedes ponértela una vez a la semana, y cuando tu melena vuelva a tener su brillo, continúa el tratamiento una vez al mes.

  • - Yogurt y aguacate

Esta mascarilla solo lleva dos ingredientes: un aguacate maduro y 3 cucharadas de yogurt natural. Primero licúa un poco el aguacate y después agrega el yogurt, continúa batiendo hasta que ya no haya grumos. Aplica la mezcla sobre tu cabello húmedo, masajeando mientras la distribuyes por tu cuero cabelludo hasta las puntas. Permite que la mascarilla actúe por 15 minutos, después enjuaga con mucha agua y lava con tu shampoo. Úsala una vez a la semana.

Mascarilla de aceite de oliva y miel

La combinación ideal para hidratar y nutrir tu cabello. Mezcla bien dos cucharadas de miel y dos de aceite de oliva. Aplícala con un suave masaje cuando tu cabello esté húmedo, evitando que llegue al cuero cabelludo. Deja actuar por 20 minutos y después lava como de costumbre. Esta mascarilla la puedes usar dos veces a la semana.

Mascarilla de plátano

Un aliado más para evitar el cabello seco y maltratado. Tritura con un tenedor un plátano maduro, agrega una cucharada de aceite de girasol y otra de aceite de limón. Aplica la mascarilla desde la raíz hasta las puntas y permite que trabaje durante media hora. Pasado ese tiempo, enjuaga bien con agua.

Mascarilla de aloe vera

El aloe vera tiene muchas propiedades, y una de ellas es devolverle a tu cabello su brillo y elasticidad natural. Primero extrae el gel de dos tallos de aloe y combínalo con un poco de tu acondicionador. Ahora pon esta mezcla en tu cuero cabelludo, dando un suave masaje. Tapa tu cabeza con un gorro de plástico y deja que pasen 30 minutos antes de enjuagar.

Recomendaciones para evitar el cabello seco

  • Deja que tu cabello descanse un día entre cada lavada, porque hacerlo en exceso puede dañarlo más. Aparte, esto ayudará a que conserve sus aceites naturales.
  • Usa una pequeña cantidad de shampoo y enfócate en el cuero cabelludo, no solo en las puntas.
  • Tienes permitido usar herramientas de calor, siempre y cuando protejas tu melena con algún producto especial.
  • Busca productos libres de alcohol, a veces no son fácil de conseguir, pero valen la pena.
  • Sabemos que te encanta cambiar de look, solo dale un descanso a tu cabello de los tratamientos químicos.
  • Permite que se seque solo y déjalo suelto. Si usas ligas, evita apretarlas demasiado. ¡Ojo! No lo amarres cuando está mojado.
  • Masajea tu cuero cabelludo para activar la circulación sanguínea, lo que estimula la secreción de grasa capilar.
  • Uso productos específicos para tu tipo de cabello.
  • Agrégale a tu shampoo unas gotitas de aceite de argán o de coco para que lo hidrate más.
  • Tu cabello, igual que tu piel, se deshidrata si no bebes agua. Así que es momento de aumentar tu consumo de este líquido para mejorar su estado y apariencia.


Compartir